Llámenos al 922090288

Cómo iluminar la cocina: Cocinas llenas de luz

Cómo iluminar la cocina: Cocinas llenas de luz
17 julio, 2020 Haridian Díaz
como iluminar tu cocina cocinas llenas de luz iluminacion dinna decoracion y cocinas blog de cocina y decoración blog Dinna Tenerife · Cocinas en Tenerife· Papel Pintado en Tenerife · Revestimientos personalizados en Tenerife · Vinilos en Tenerife · Fotomurales en Tenerife · Electrodomésticos en Tenerife · Vinilos decorativos en Tenerife · Proyectos de Decoración en Tenerife · Diseño de Cocinas en Tenerife · Diseño gráfico en Tenerife · Estudio de cocinas en Tenerife · Estudio de Diseño en Tenerife

En la cocina la luz es clave, ya que la iluminación necesaria para preparar la comida nada tiene que ver con luz indicada para comerla. Por ello, a la hora de planificar la iluminación de nuestra cocina, debemos de analizar muy bien la ubicación de los diferentes puntos de luz, para que no quede ningún punto en completa oscuridad, tipo de luz y su temperatura de color.

Tu cocina necesita la mejor de las iluminaciones, no sólo por cuestiones prácticas como ver mejor y poder realizar determinadas actividades, sino también para crear un ambiente agradable.

Lo primero que debemos hacer es analizar bien cómo es nuestra cocina y qué funciones vamos a realizar en ella. ¿Sólo para cocinar o también comeremos? Este matiz es muy importante porque puede marcar la diferencia, si sólo cocinamos necesitaremos una iluminación práctica y funcional, pero si además vamos a comer, tendremos agradables conversaciones mientras comemos en familia, por lo que también necesitaremos una zona con una iluminación más acogedora que favorezca el ambiente familiar.

Podemos dividir la iluminación, de la cocina, en tres tipos:

  • Funcional: Una luz concentrada dirigida sobre una superficie definida. La iluminación con focos concentra la luz y la atención sobre lugares concretos de la habitación, esto nos ayuda a cocinar de forma segura y cómoda.
  • Ambiental: Genera un entorno agradable y ayuda a iluminar una zona determinada. Puede ser, por ejemplo, la iluminación de una vitrina.
  • General: Su finalidad es crear una luz uniforme en toda la cocina.

La iluminación ideal de una cocina es el resultado de combinar la luz natural con la artificial. Por eso, si tu cocina cuenta con luz natural aprovéchala, planificando una distribución que no dificulte ni tape su circulación.

Comprométete con el ahorro. Y eso significa elegir leds. Su consumo energético es muy bajo, puede llegar a ser hasta el 90% menos que una bombilla tradicional. Su vida útil es muy larga, hasta 50.000 horas, casi diez veces más que una incandescente. Además, hoy en día se comercializan con diferentes tipos de casquillos.

Una vez cuentes con la iluminación general, es importante dotar a cada zona de su propia luz de refuerzo. No solo es más cómodo, sino que ayuda al ahorro, ya que, si estás trabajando en la encimera, quizás no es necesario tener la luz general de la cocina encendida, te basta con la puntual. Ganarás en comodidad, además, si asocias un interruptor a cada zona de la cocina.

Ya sabes que una cocina está dividida en tres grandes zonas: zona de cocción, zona de lavado y zona de almacenaje.

A la hora de cocinar, ver el color de los alimentos correctamente es muy importante y en ello tiene mucho que ver la luz. Apuesta por un LED con un alto valor CRI (Colour Rendering Index), que indica su calidad, ya que te permitirá percibir mejor los colores.

En la zona de cocción, las campanas extractoras suelen disponer de lámparas propias, lo que supone un punto de luz añadido para iluminar directamente esta zona y garantizan una iluminación adecuada mientras se está cocinando.

Es muy importante que la zona en la que manipules los alimentos, disponga de una buena iluminación puntual. ¿Lo mejor? Sitúa luces bajo los muebles superiores, como se ha hecho aquí, esto garantizan la máxima eficacia en las zonas de trabajo.

En la zona de lavado, es importante tener una buena iluminación, ya que esto te permitirá trabajar mejor con los utensilios y dejar la vajilla en perfectas condiciones.

Es muy importante que la zona en la que manipules los alimentos, disponga de una buena iluminación puntual. ¿Lo mejor? Sitúa luces bajo los muebles superiores, como se ha hecho aquí, esto garantizan la máxima eficacia en las zonas de trabajo.

Añadidos a la parte inferior de los armarios, es una opción práctica, discreta y muy eficiente. Lo más cómodo es instalarlos en todo el largo de la encimera o, como aquí bajo toda la balda, así se ilumina de manera homogénea evitando que la vista se canse. Además, los leds no desprenden calor.

Y, por último, la zona de almacenaje, espacio imprescindible en cualquier cocina, donde una buena iluminación te permitirá tener todo en perfecto orden y encontrar todo aquello que busques de un simple vistazo. Lo habitual es colocar focos halógenos o LED encastrados, de mínimo consumo, que se encienden al abrir la puerta. También para los cajones existen sistemas de iluminación. Se fijan en las paredes de atrás del cajón y se encienden automáticamente mediante un sensor de movimiento.

Multiplica la claridad de la cocina. Los lacados, el color blanco, el cristal y el acero son materiales y acabados que reflejan la luz y ayudan a que la cocina gane claridad. La luz rebota en ellos, se multiplica y se expande por la estancia. Aquí, los muebles blancos y el antepecho de baldosas brillantes hacen este efecto espejo.

Si quiere más información sobre iluminación, ya sea en tu cocina o vestidor y/o armario, no dude en contactar con nosotros.

Cualquier consulta, no dudes en preguntarnos. Estamos en todas las redes sociales, en WhatsApp o también puedes llamarnos, al mismo número, 922 090 288.

Estamos abiertos al público, así que puedes venir a ver nuestras cocinas y armarios que tenemos en exposición

Ponte en contacto con nosotrosaquí. Si, por el contrario, prefieres que te llamemos pulsa aquí.